ULTIMAS NOVEDADES

Los injertos que mejor se crían en el verano 

¿A quién no le gusta el verano? La gran mayoría apostamos por el verano como época del año y algunas plantas no iban a ser menos.  

¿Cuál es el mejor injerto para este momento del año? ¿Cómo debe de hacerse el injerto en esta época del año? ¿Tiene algún tipo de beneficios plantar en verano? Estas y otras preguntas similares se hacen regularmente sobre cuándo injertar plantas o árboles. En este artículo te explicamos cuales son los injertos y plantas que mejor se crían en verano.   

Un injerto consiste en utilizar una parte de una planta y unirla a otra planta ya plantada para que, una vez ya soldada, se obtenga una versión única. Esto se hace para mejorar las propiedades de la planta, ya sea aumentando su resistencia, mejorando su reproducción o su fruto.

En cuanto a la mejor época para llevar a cabo un injerto, este varía según el tipo de injerto que se realice. En verano, los injertos más comunes son el de escudete (dentro de los injertos yema) y el de chip. 

injerto escudete Plantiagro

El injerto escudete o de yema consiste en un injerto sencillo y muy utilizado. Es un tipo de injerto de yema en el que se separa la corteza del árbol a injertar para introducir una porción de corteza con una yema (escudete) de la variedad deseada.  

Los injertos escudete comúnmente se utilizan para injertar árboles frutales como el ciruelo, cerezo, kiwi, etc. Esto se debe a que la corteza estampada se desprende más fácilmente durante esta época.  

En general, el verano es la época que ofrece mejores resultados, pero hay que tener mucho cuidado con el calor, ya que puede secar el injerto en pocas horas y echarlo a perder. 

Para injertar en verano, se deben cortar las varetas justo antes de realizar el injerto y eliminar las hojas que tengan alrededor para evitar la desecación (eliminación de agua de la planta).

A continuación, se realiza el escudete mediante un corte longitudinal de 3 cm, de abajo hacia arriba y alrededor de la yema, y otro corte transversal para separar la parte superior. Después de insertar el escudo en el corte T, presionamos sobre él para ajustarlo lo más posible y luego lo atamos con plástico de injerto.  

Para finalizar el atado debe ser firme y el escudete no debe sobresalir por encima de la T (si ocurre, se corta el sobrante, quedando a la misma altura). 

A los 20 días se retiran los plásticos del injerto, se descabeza el patrón por encima del injerto, dejando un tocón donde ataremos el futuro brote, y se reactiva el riego habitual. 

Es preferible elegir un día nublado y fresco para realizar el injerto. De esta forma, aunque haya que transportar las púas, sufrirán menos desecación y, llegado el momento, se podrán injertar a cualquier hora del día.  

Si quieres saber más contenido relacionado con el mundo de los injertos y plantas , desde Plantiagro os damos los mejores consejos para que también podemos injertar en verano.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recent Post